Punto de encuentro para el que busca la Luz, su esencia, su sexto sentido. Es para quien siente la inquietud de crecer y despertar su consciencia. Inquietud por encontrar la espiritualidad intrínseca que tiene por naturaleza y su expresión en la vida y más allá de lo que ven nuestros sentidos físicos y nuestras estructuras adquiridas y aprendidas.

jueves, 3 de junio de 2010

TU RELACION DE PAREJA ES INTELIGENTE?,SOIS UN ALMA EN DOS CUERPOS?.

Inteligencia creativa…


¿Como pueden comportarse inteligentemente dos amantes?...


Cuando has entrado en una relación profunda con alguien, surge una gran necesidad de estar solo. Empiezas a sentirte agotado, exhausto, cansado…. Alegremente cansado.

Fue tremendamente hermoso relacionarse, pero ahora te gustaría estar en soledad, para poder serenarte de nuevo, para poder volver a estar rebosante, para poder estar enraizado en tu propio ser.

En el amor entraste en el ser de otro, perdiste contacto contigo mismo. Te sumergiste, te embriagaste. Ahora necesitaras volverte a encontrar a ti mismo. Pero cuando estas solo, estas creando otra vez la necesidad de amor. Pronto estarás tan lleno que te gustaría compartir, estarás tan desbordante que te gustaría estar con alguien en quien verter, a quien darle.

El amor surge de la soledad

La soledad hace que estés repleto. El amor recibe tus dones. El amor te vacía para que puedas volver a llenarte. Siempre que el amor te vacía, esta la soledad para nutrirte, para integrarte. Y esto es un ritmo.

Haz que tu hombre o tu mujer caiga en cuenta del ritmo. Se debería enseñar a la gente que nadie puede amar las 24 horas del día; son necesarios periodos de descanso.

Y nadie puede amar por encargo. El amor es un fenómeno espontáneo: cuando sucede, sucede y cuando no sucede, no sucede. No se puede hacer nada al respecto. Si HACES algo, crearas un fenómeno falso, un fingimiento.

Los amantes verdaderos, los amantes inteligentes, se darán cuenta mutuamente de este fenómeno:

Cuando quiero estar solo, eso no significa que te este rechazando. De hecho, es gracias a tu amor que has hecho posible que este solo*.

Y si tu mujer quiere estar sola una noche, unos días, no te sentirás herido. No dirás que te ha rechazado, que tu amor no ha sido recibido y bienvenido. Respetaras su decisión de estar sola por unos días.

De hecho ¡te sentirás feliz!!!... Era tanto tu amor que se siente vacía; ahora necesita descansar para volver a llenarse.

Esto es inteligencia

Normalmente, piensas que te rechazan: Vas a tu mujer y si ella no tiene ganas de estar contigo, o no esta muy amorosa contigo, sientes un gran rechazo. Tu ego esta herido. Este ego no es algo muy inteligente.

Todos los egos son tontos. La inteligencia desconoce el ego; la inteligencia simplemente ve el fenómeno; trata de comprender por que la mujer no quiere estar contigo. No es que te este rechazando_ Sabes que te ha amado tanto, te ama tanto – pero en este momento quiere estar sola. Y si amas, la dejaras sola; no la torturaras, no la obligaras a hacer el amor contigo.

Y si el hombre quiere estar solo, la mujer no pensara:

Ya no esta interesado en mi, quizás este interesado en otra mujer*.

Una mujer inteligente dejara al hombre solo, para que pueda volver a serenarse, para que vuelva a tener energía para compartir. Este ritmo es como el día y la noche, el verano y el invierno; va cambiando.

Y si dos personas son realmente respetuosas y el amor siempre es respetuoso, reverencia al otro; es un estado muy diferente, lleno de ruego, entonces lentamente os entenderéis el uno al otro cada vez mas. Y tomareis el ritmo del otro y de tu ritmo. Y pronto descubriréis que, debido al amor, debido al respeto, vuestros ritmos se van acercando cada vez más… y entran en sincronía.

El amor da libertad y el amor ayuda al otro a ser el mismo o ella misma. El amor es un fenómeno muy paradójico. Por un lado, hace que seáis un alma en dos cuerpos; por otro, os da individualidad, unicidad.

3 comentarios:

Fernando dijo...

Hola Concha, soy Fernando (Encuentro K en Segovia); El escrito me parece muy bueno. Nada mas, he querido que losupieras.
Un abrazo,

Anónimo dijo...

Gracias Fernando. Bss a los dos.
Concha.

Anónimo dijo...

Somos dos angeles de una sola ala, nos necesitamos para volar. Muchisimas gracias Concha.
Miguel A.